Jordi Mollá

Jordi Mollá

El barcelonés Jordi Mollà es uno de los actores más completos que se puede encontrar en el panorama actual. Ha pasado de la actuación a la dirección, de ésta a la escritura y a la pintura, para regresar de nueva cuenta a la actuación. Gracias a su personalidad arrasadora, el nominado en cinco ocasiones a lo Premios Goya atrajo la atención del fallecido director Bigas Luna a principios de los 90 y éste lo casteó para Jamón jamón (1992), aquel clásico de la filmografía española que puso el nombre de Mollà en la mira de la industria del cine y el entretenimiento. Los contratos comenzaron a llegar y su nombre se volvió sinónimo de talento, capacidad actoral y calidad interpretativa. Se le vio en Historias de la puta mili (1994), Los hombres siempre mienten (1995), La flor de mi secreto (1995), Nadie conoce a nadie (1999), Son de mar (2001) y No somos nadie, cinta de 2002 que además de protagonizar marcó su debut como director. En 2001 trabajó con Johnny Depp y Penélope Cruz en Inhala, cinta que el abrió las puertas de Hollywood, donde ha trabajado en El álamo (2004), junto a Dennis Quaid y Billy Bob Thornton, Elizabeth. La edad de oro (2007), con Cate Blanchet, Che: Guerrilla (2008), Ant-man: El hombre hormiga (2015), con Paul Rudd, y En el corazón del mar (2015), junto a Chris Hemsworth. En 2007 fue parte de la película mexicana Sultanes del sur, donde compartió créditos con Ana de la Reguera, Tony Dalton y Silverio Palacios. En 2015 regresó a nuestro país para filmar Buscando a Inés, cinta que explora el género de la comedia y que es protagonizada por Bárbara Mori. Con casi 30 años de carrera artística, misma que comenzó a finales de los 80 en obras de teatro y programas de televisión, Jordi Mollà tiene cerca de 80 proyectos que dejan en claro que la versatilidad es una de sus cartas de presentación.